Ojo de dron

El sector de la fotografía a avanzado muchísimo en los últimos años. Ahora existen increíbles cámaras que son capaces de fotografiar lo que el ojo humano no es capaz de ver.

Pequeños detalles con calidades extraordinarias, percepción de colores… no puedes irte de viaje y no volver con fotos. Pero no solo eso, sino en el campo de la construcción y del estudio de terrenos las fotografías son un elemento fundamental, y aquí entran en juego los drones. Estos son capaces de llegar donde nosotros no podemos hacer físicamente, o es complicado.

Se puede sobrevolar una zona para poder mostrar el estado de una obra en exterior, ya sea una carretera, un puente o una plantación.

Con la ayuda de los drones se pueden realizar tareas de revisión de edificios, por ejemplo del estado de una fachada o tejado de una catedral o de un monumento, en cuestión de minutos, y lo más importante sin arriesgar la vida de nadie.

También se pueden realizar inspecciones de difícil acceso o ayudarnos en labores de rescate.

Evidentemente los drones también nos ayudan a realizar montajes de vídeos y fotografías increíbles, por ejemplo de algún evento, spots publicitarios, visitas turísticas… En definitiva el dron ha llegado para ver lo que nosotros no alcanzamos.