“La falta de un emisario amenaza con invadir de aguas fecales el futuro Puerto de San Andrés”

Posted

La construcción de la tubería está valorada en 20 millones de euros, una cantidad para la que el Ayuntamiento busca financiación.

El proyecto de puerto deportivo junto a la plataforma de San Andrés se encuentra con un nuevo escollo en el camino, al margen de los financieros que han impedido hasta ahora que se impulse su ejecución. El Ayuntamiento ha finalizado la construcción de una nueva estación de bombeo de aguas residuales junto a la desembocadura del Guadalmedina, en las proximidades del futuro equipamiento náutico, que sustituirá a la que existe aún en la citada plataforma, donde está previsto que algún día se levante el Auditorio de la Música. Esta estación de bombeo, que todavía no ha empezado a funcionar porque aún están en periodo de pruebas los colectores que la conectan con la red de canalizaciones que impulsan las aguas fecales hacia la depuradora del Guadalhorce, cuenta con un aliviadero que da al cauce del río Guadalmedina.

Las aguas fecales de la ciudad circulan por las mismas tuberías de saneamiento por las que se evacuan las de lluvia, lo que implica que, en los momentos de fuertes precipitaciones, cuando se sature la capacidad de la citada estación de bombeo, empezará a expulsar aguas residuales por el aliviadero, unas aguas que llegarán en primera instancia a los cercanos atraques del futuro puerto deportivo. Y ello no solo pasará con esta nueva estación de bombeo, sino también con la que existe en suelo portuario en la otra orilla del Guadalmedina y que también tiene un aliviadero que desemboca en el cauce del río.

Emasa

El Ayuntamiento, a través de Emasa, ha redactado un proyecto que permitiría evitar este problema. Se trata de la construcción de un emisario submarino que expulsaría las aguas residuales dos kilómetros mar adentro. Este emisario, que estaría conectado a las dos estaciones de bombeo situadas en los márgenes de la desembocadura del Guadalmedina y que también recogería las aguas fecales que emanan de un emisario situado a la altura de la calle Salitre -lo que intensifica el mal olor que produce con frecuencia el agua estancada en el tramo del Centro de Arte Contemporáneo-, tiene un coste de 20 millones de euros, según pudo confirmar este periódico. Una cantidad que, según fuentes municipales, resulta del todo inasumible en estos momentos de recortes y carestía presupuestaria para las arcas municipales.
Según las fuentes, el alcalde, Francisco de la Torre, ha llamado ya a la puerta de varias administraciones públicas para hacerles ver la importancia de poder acometer esta infraestructura, que supondría un notable beneficio para el saneamiento de la ciudad en general, y también para el Puerto. Sin embargo, la situación económica es la misma para el resto de instituciones, por lo que el proyecto ha quedado por ahora aparcado. Con todo, De la Torre no descarta poder obtener recursos europeos para poder acometerlo en un futuro, aunque ello suponga que el Ayuntamiento tenga que financiar la obra en un 20% aproximadamente.
La estación de bombeo que dejará de funcionar en la plataforma donde irá el Auditorio, junto al paseo de Antonio Machado, posee un emisario submarino de unos ochocientos metros de longitud que quedaría en desuso. La intención de los responsables municipales es conectarlo a un aliviadero que existe en la calle Pacífico para que al menos tenga alguna utilidad cuando desaparezca definitivamente la estación. No obstante, no podrá reemplazar las funciones del emisario de dos kilómetros proyectado, que incluso dispondrá de un moderno sistema de filtración de sólidos. (Fuente; (www.diariosur.es).

 PUERTO DE SAN ANDRES, MALAGA
Wordpress Themes - Wordpress Video Themes - Wordpress Travel Themes - WordPress Restaurant Themes